¿Qué es la candidiasis?

La candidiasis es una enfermedad de origen fúngico que pueden sufrir tanto hombres como mujeres. Se puede transmitir y también generarla. En el caso de las mujeres se calcula que más de un 70% la tendrán por lo menos una vez en la vida y el 50% la sufrirá de forma recurrente.

El hongo que causa esta infección vive en nuestro organismo, siempre en equilibrio con el conjunto de bacterias y otros hongos que nos habitan. La Cándida Albicans vive en nuestros genitales, sistema digestivo y piel, pero a veces el equilibrio se rompe y este hongo prolifera a sus anchas.

¿Cuáles son sus síntomas?

En mujeres los síntomas empezarán por picor en los labios menores y secreción blanquecina y cremosa. Si conoces tu flujo normal, notarás enseguida que algo va mal. En la mayoría de los casos, el propio desconocimiento hace más difícil la detección. Si no se cura o remite (que a veces pasa) aparecerán placas de moco blanco que, al ser retirado, dará lugar a una mucosa roja e inflamada. La sensación de picor pasará a ser sensación de ardor. También aparecerán pruritos y edema en los labios.

En hombres los síntomas serán visibles en el glande, el escroto y los pliegues del pene. La inflamación del glande o notar la piel mas húmeda de lo normal son los primeros síntomas. Luego aparecerán las secreciones blanquecinas y las placas de mucosa blanca y cremosa. La sensación de picor y ardor también se incluyen.

En ambos casos el olor a levadura, como en muchas otras infecciones fúngicas, puede ser clave para que identifiquemos la candidiasis y vayamos al médico. Si el cultivo da positivo, nuestro médico nos dará las mejores recomendaciones.

Si tienes candidiasis utiliza preservativo y avisa a tus parejas sexuales para no infectarlas. La candidiasis es una Infección de Transmisión Sexual (ITS).

Mejor prevenir que curar

La mejor forma de prevenir es conocerse. Conocer nuestro flujo normal, olor y color nos ayudará a detectar cualquier cambio negativo y anormal.

Además, os paso una lista sencilla de métodos preventivos que todos podemos llevar a cabo:

  • No utilizar ropa interior durante las sesiones de deporte. Evitar la acumulación de humedad es clave.

  • Cambiarte el bañador húmedo o quitártelo si no te vas a meter más en el agua. Humedad prolongada y calor son muy mala combinación.

  • Limitar el uso de tampones y compresas lo máximo posible. Si no puedes limitar su uso cámbialos cada poco tiempo.

  • No uses geles que modifiquen el pH natural de tus genitales. Debe ser ácido: ni neutro ni básico.

  • No apliques cremas o perfumes en tu zona genital. La vulva huele a vulva, el pene huele a pene y la vagina huele a vagina.

  • Evita las situaciones de estrés.

  • Como poco azúcar refinado. Si lo haces estas alimentando a tus hongos.

  • Límpiate de adelante a atrás. Parece una tontería, pero nunca está de más.

  • Si vas a mantener relaciones sexuales sin protección evita las penetraciones ano- vagina. Lo que vive en tu ano destrozará lo que vive en tu vagina. Y no, tampoco debería vivir en tu pene. Si utilizas protección no utilices el mismo preservativo para las dos zonas.

Situaciones que afectan a la reaparición de las cándidas

Por desgracia hay situaciones que pueden afectar a tu flora genital, aunque lo estés haciendo todo genial:

  • Estar embarazada.

  • Ingesta continuada de antibióticos.

  • Que te encuentres menstruando (en la fase de sangrado o pre sangrado)

  • Los anticonceptivos hormonales de vía oral.

  • Estar obeso.

  • Ropa interior muy ajustada y sintética.

  • Padecer diabetes.

  • Ser VIH+

Si de todas formas has contraído candidiasis no te preocupes. En la gran mayoría de casos es fácil de tratar, te curas y …a tener cuidado.