Dolor y placer.

Me cuesta admitir que a mí el dolor me ha provocado placer. Desde que empecé a ser sexualmente activa me di cuenta de que acciones como un azote o un pellizco que en una situación normal me desagradaban y me provocaban rechazo, en un halo sexual me gustaban. Mi primer pensamiento fue: ¡por qué eres tan rara jolines!

Con el tiempo descubrí que no soy rara. Cada uno con su vida sexual es libre de hacer y disfrutar como quiera, mientras no haga daño a los demás o a sí mismo.

¿Por qué disfrutamos el dolor?

Al estudiar algunas funciones del cerebro humano, me fascinó cómo el dolor y el placer van siempre de la mano. Por ejemplo:

  • Te rascas hasta que te haces herida, pero te gusta.
  • Te muerdes las uñas hasta hacerte daño y aun así sigues.
  • Te pones zapatos preciosos que te destrozan los pies.

Placer y dolor. Dolor y placer.

¿Te has fijado que cuándo alguien llega al clímax a veces parece que su cara es mas de dolor que de placer? Afirman que la zona que controla el dolor y el placer están cerquita dentro de nuestro cerebro y en más de una ocasión se activan a la vez. Huimos del dolor pero lo necesitamos para sentir placer. Si no, quitarse el sujetador no sería tan gustoso.

Lo increíble es que tu cerebro cambia y evoluciona contigo. Cuanto más aprendes a aguantar el dolor, más placentero se vuelve. Como cuando te caes y te haces daño pero aun así te levantas y continúas. La sensación positiva de superación se liga al dolor y a todas las endorfinas que este genera. Has leído bien, el dolor hace que tu cuerpo genere sus propios opiáceos.

Dolor y placer

¿Podemos aprender a disfrutar del dolor?

Y yo me pregunté: ¿se puede aprender a soportar el dolor hasta tal punto que llegues a disfrutar del masoquismo? Yo no lo sé por mí. Pero una amplia comunidad, en constante crecimiento, nos demuestra que sí.

Gente que queda para ser torturado y torturar físicamente. Mujeres capaces de tener orgasmos durante el parto. La activación de la zona del dolor cada vez que llegas al clímax. Tu cuerpo necesita dolor para sentir placer y eso no podemos negarlo.

No confundamos masoquismo con dominación

No es lo mismo disfrutar del poder o ser sometido que del dolor físico. Están en el mismo saco (BDSM: Bondage, sumisión y masoquismo) pero son ramas distintas. En a tu cuenco podrás resolver más dudas.

Si eres de los que disfrutan del dolor tranquilo, hay más como tú.

Mi recomendación

Mi recomendación sería que no pongas tu cuerpo en manos de alguien en quien no confíes. Nunca hagas o te dejes hacer nada que no quieras. Y con cabeza, siempre con cabeza.