Masturbación en pareja

Cada vez más parejas tienen como foco de conflicto la masturbación

En las sesiones de pareja es común escuchar lo siguiente:

  • «Porque necesita él masturbarse si está conmigo, ¿no tiene suficiente o qué?»

  • «Ella no necesita un pene de plástico porque ya me tiene a mí, ¡como si yo no pudiera satisfacerla!»

  • «Si no se tocase tanto quizás lo haríamos más veces»

  • «Lo que más me molesta es que no sé cuándo se toca. ¿Lo hace porque yo lo hago mal?»

Estas y muchas más frases, con todas sus variantes, suelen ser queja y motivo de discusiones en la pareja. Tenemos la masturbación en pareja muy mal entendida. Muchos la consideran una herramienta exclusiva para personas solteras o insatisfechas con la pareja.

masturbación en pareja, Masturbación en pareja

¿Por qué se toca si me tiene a mí?

No puedes negarle todo esto a tu pareja. Además, el auto placer es uno de los pilares de la autonomía sexual y la autoestima. Por supuesto nada tiene que ver con su nivel de satisfacción en la cama.

Algunas veces es simplemente que nos apetece tener sexo, pero en solitario. Estás excitado pero a la vez cansado y la mejor opción es la masturbación. O simplemente te apetece tocarte como si no hubiera un mañana porque sí.

Lo más curioso es que en muchas ocasiones, el que se queja porque su pareja se masturba…también se masturba. No encuentra que sea malo hacerlo él/ella, pero sí su pareja.

1. Los celos:

Lo más habitual suelen ser los celos. Celos de que se masturben pensando en otra persona. La masturbación no es una infidelidad, incluso cuando lo hacen pensando en otra u otras personas. Las fantasías no siempre están para cumplirlas; muchas veces son solo fantasías,  por lo que no debería preocuparnos que nuestra pareja se masturbe.

2. Inseguridades:

La segunda suelen ser las inseguridades de la pareja que acaban reflejándose en las actividades del otro. Por ejemplo, el miedo a no ser tan buen@ como su pareja, al abandono, a no dar la talla, etc., crece cuando se entera de que su pareja se masturba. ¡Tranquil@! No es que prefiera masturbarse a hacerlo contigo. Hacerlo acompañado o en solitario son cosas muy distintas que no pueden sobrepasar o cambiarse. Las sensaciones no son las mismas.

3. Rechazo hacia la sexualidad de la pareja:

No entiende que la sexualidad de su pareja va más allá del coito. No entienden que la masturbación es un momento íntimo para estar y disfrutar de uno mismo. El rechazo hacia la sexualidad de la pareja puede tener muchos focos:

    • Una mentalidad profundamente machista donde la sexualidad de la mujer empieza y acaba con el pene de su pareja.
    • Creencias religiosas muy profundas que le impiden disfrutar de su propio cuerpo y le impiden entender que su pareja sí pueda.
    • Traumas sexuales que cohiben a la persona y por consiguiente a su pareja.

TE PUEDE INTERESAR 7 Consejos para no discutir en la pareja

Masturbación y diversión en pareja

Cuando la pareja tiene una buena percepción del sexo y la masturbación, estos problemas desaparecen. Ayuda a conocernos mejor en la pareja, a romper tabús y aumenta la confianza. Y, ¿dónde o cómo masturbarnos en pareja?:

  • En solitario al lado de tu pareja.
  • Masturbación a la pareja mientras tu pareja te masturba.
  • Por diversión en el sofá.
  • Masturbación con juguetes sexuales.
  • A distancia con el móvil (solo si hay confianza plena con tu pareja para evitar el e-bullying).
  • En la ducha.
  • Pedir a tu pareja que te ayude en cierto momento.
  • Descubrir otras zonas el uno del otro como el punto G.
  • Utilizar el cerebro y fantasear…dejaros llevar.

No como juego previo a la penetración,  sino como actividad sexual erótica, divertida y placentera. Ideal para esos días en los que ninguno quiere esforzarse mucho o que se está cansado. También para el verano, que hace mucho calor y así lo pasas igual de bien, pero sudas menos.

masturbación en pareja, Masturbación en pareja

Conoce los beneficios de la masturbación

Es crucial para el conocimiento del propio cuerpo y del placer. Pero además mira qué te aporta:

  1. Ayuda a mantener la libido y a veces a que reaparezca.
  2. Ayudas a ejercitar y mantener los músculos pélvicos, ideal para prevenir la incontinencia, recuperarse más rápido después del parto y la disfunción eréctil.
  3. Es beneficioso para tu sistema inmune.
  4. Reduce las probabilidades de contraer cáncer de próstata.
  5. Chute de endorfinas, dopamina y oxitocina.
  6. Ayuda a dormir mejor y reduce el insomnio.
  7. Reduce el dolor durante el ciclo menstrual.
  8. Reduce las infecciones o enfermedades del tracto urinario.
  9. Autoconocimiento.
  10. Rompes con la monotonía y avivas la pasión en la pareja.

Conclusión

Si tu pareja no deja que te masturbes,  es él/ella quien debería revisar sus nociones sexuales y sus creencias respecto a la masturbación. No tú.

Rebeca Rosell

Coach Sexual y de Pareja