7 consejos para no discutir en la pareja

¿Es posible mantener una relación sin discutir en la pareja?

Me costó 3 años descubrir que es mucho más sencillo de lo que puede parecer.

Os pongo en antecedentes: durante los dos primeros años vivíamos a una distancia considerable. Cuando nos veíamos era todo alegría y amor. Y decidimos irnos a vivir juntos. Ahí empezaron los problemas. Al estar siempre juntos y tener más horas para hablar, nuestras diferencias sobre valores y pensamientos salieron a la luz. Me gustaría decir que fue solo eso … pero no. Nuestras inseguridades y miedos también decidieron asomar la cabecilla. Y empecé a preguntarme: ¿no discutir en la pareja era posible?

1 año de discusiones casi semanales y algunas semanas de forma diaria. El problema principal fue el que tiene muchísima gente: creer que nuestra forma de pensar y ver el mundo es la mejor de todas, no escuchar y saber valorar lo que el otro nos mostraba.

Decidimos que no podíamos seguir de esa manera y dedicamos un fin de semana a hablar y buscar una solución. Nos dimos cuenta de algo que nos dejó asombrados: los modelos sociales de pareja que te meten en la cabeza desde que tienes uso de razón, hacen daño y te marcan:

“A los 3 años tendréis una crisis”, “cuando os caséis olvidaros del sexo”, “si no discutís es porque no hay roce”.

Y un sinfín de cosas por el estilo. Si le sumamos que NO nos enseñan a escuchar para entender, sino para rebatir. Me di cuenta del daño que las falsas creencias nos hacen, no solo en pareja, también en la forma en que nos vemos y nos auto valoramos.

no discutir en la pareja, 7 consejos para no discutir en la pareja

7 consejos: ¿cuáles son las claves para no discutir en la pareja?

  1. La primera clave es respetar. Las ideas de los demás, mientras no opriman o humillen a otros, son igual de válidas que las tuyas.
  2. No existe la verdad absoluta. Cada persona es única en su forma de vivir y experimentar la vida. Poner los dos puntos de vista, sin intentar que la tuya quede por encima, os dará una visión más amplia de la situación, las emociones de ambos y os ayudará a actuar de la mejor forma para los dos.
  3. Hay que escuchar para entender, no para rebatir. No busques la forma de hacerle perder la razón o ganarla tú. Se trata de llegar a la mejor solución para los dos.
  4. No sois competidores, sois equipo. Continuamente veo parejas que compiten entre sí. Y no me refiero a las marcas del running o a quién hace la mejor tortilla. Querer ser el mejor en una relación afectiva en lugar de conseguir ser mejor equipo, acaba creando resentimiento y frustración.
  5. El ego destruye. El ego te impide ser empático con cualquier persona, incluso con aquellos a los que dices querer. Te arrastra a buscar tu bienestar a costa de las necesidades de tu pareja y te incapacita para lograr el bienestar común.
  6. Nadie sabe leer mentes. No esperes que tu pareja actúe de una u otra forma porque consideras que se sobrentiende. Si no verbalizas tus necesidades afectivas, tu pareja no será consciente de ellas.
  7. Las normas sociales no son para todos. Cuando inicias una relación, no debes asumir las normas sociales que se supone deberías seguir. Cada pareja debe ser libre al poner sus propias normas para satisfacer las necesidades de todos los integrantes.

¿Preocupad@? Quiero concertar una sesión gratuita online

Lo he intentado y no ha mejorado nada

Hablar solo sobre las situaciones que nos incomodan no mejorarán la relación. Si fuese tan sencillo nadie discutiría.

Para poder ponerlo en practica se necesitan ganas. No me refiero a “lo hago dos semanas, no nos funciona, volvemos a lo de siempre”. Cambiar la forma en cómo nos relacionamos con nuestra pareja, no es sencillo. Y menos cuando ya forma parte de tu rutina.

Se trata de “empezar de cero” y construir una nueva forma de relacionaros. 

No todas las parejas son capaces de hacerlo solas, y no pasa nada. Buscar ayuda no os convierte en una peor pareja.

Si es la falta de pasión lo que mella en vuestra relación, os recomiendo la lectura cómo mantener la pasión en la pareja

Rebeca Rosell
Coach Sexual y de Pareja