¿Cómo sobrevivir al verano en pareja?

No es un secreto que justo cuando el verano acaba, muchas parejas deciden dejarlo o divorciarse.

¿Qué sucede durante las vacaciones para que tantas parejas finalicen?

LA TEORÍA

Durante el resto del año la convivencia con la pareja es, en muchas ocasiones, casi nula. El trabajo, las obligaciones del hogar y la vida social hacen que los momentos de pareja se reduzcan muchísimo, pero durante las vacaciones la convivencia es intensiva. 24 horas juntos, haciéndolo todo juntos.

Ahí es cuando el estrés del trabajo desaparece y por fin podemos pasar tiempo de calidad con la pareja, pero en muchos casos no es así. Al pasar tanto tiempo juntos sin rutinas que hacer, nos damos cuenta que en realidad no sabemos manejar el tiempo juntos. “¿Qué hacemos si no tenemos que ir al trabajo?” ” ¿Por qué no limpia si hoy no ha trabajado?” Y poco a poco, y por pasar tanto tiempo juntos, cosas pequeñas se convierten en montañas que destruyen la relación y mellan la confianza.

Muchas parejas experimentan estas situaciones al mudarse juntas, pero muchas otras no lo sufren hasta las vacaciones.

Queremos a nuestras parejas, pero no estamos acostumbrados a vivir pegados a ellas. Necesitamos tiempo a solas también en vacaciones y negárnoslo pensando que debemos estar pegados a nuestras parejas hará que nos frustremos. Esta frustración no la sufriremos nosotros, sino que la irradiaremos en nuestra pareja y puede que incluso le culpemos.

LA REALIDAD

Me sabe fatal decirlo así, pero en realidad todos esos problemas no afloran solo porque sea verano. Ninguna pareja feliz rompe en verano. Aunque parezca que estas situaciones acaban de aparecer en la relación, ya estaban ahí. El verano, (o más bien el pasar mucho tiempo juntos) las intensifican y acaban rompiendo la relación.

Esa manía que te molesta un poquito y no dices para no molestarle en verano es algo odioso porque lo ves continuamente. Es un pequeño ejemplo, pero se puede extrapolar a muchos otros problemas: la repartición irregular de las tareas, el cuidado de los hijos, la toma de decisiones, los valores básicos no compartidos, los gustos y preferencias sexuales, etc.

Esta frustración no la sufriremos nosotros, sino que la irradiaremos en nuestra pareja y puede que incluso le culpemos.

Durante el resto del año vivimos tan ocupados con nuestras obligaciones de adultos que no nos paramos a hablar o solucionar los problemas que van surgiendo y si lo hacemos, muchas veces los dejamos a medias por el cansancio, el estrés laboral o porque simplemente tienes demasiadas cosas en la cabeza para añadirle más. Los problemas afloran y la convivencia se hace muy dura…todo ello te hace preguntarte cómo sobrevivir al verano.

sobrevivir al verano, Cómo sobrevivir al verano en pareja

CÓMO EVITARLO

Es sencillo en realidad: hablar las cosas. Sé que es difícil volver un miércoles a casa cansad@ del trabajo y ponerte a dialogar sobre tus problemas de pareja. Quizás prefieres tumbarte en el sofá, ver la televisión, estar con el smartphone, limpiar, leer…

Si realmente tienes interés sobre cómo sobrevivir al verano ,es importante no dejar pasar los problemas o callarte las cosas que te molestan. En tu cabeza, aunque no lo notes, poco a poco se convierten en bolas enormes.

Aprovechar el verano para solucionar los problemas sin resolver o mal resueltos es ideal. Estáis fuera de vuestras rutinas y nadie os espera a las 8 de la mañana.

No te lleves los problemas de la relación a la playa o a la montaña. Solucionándolos antes evitaréis que entorpezca vuestras vacaciones y que el problema siga creciendo.

  1. Estableced nuevas normas en vuestra relación, de forma consensuada, para que al volver de vacaciones estéis mas unidos y no más separados.
  2. No hagáis cosas por hacer. Compartir tiempo de calidad no es solamente estar juntos. Es aprovechar para conoceros mejor, compartir vuestras nuevas inquietudes y necesidades. Cambiamos con el tiempo y nuestras relaciones también deberían hacerlo.
  3. Disfrutad también en solitario. Que los dos estéis de vacaciones no significa que debáis estar pegados. Las expectativas de un verano idílico sacado de las redes sociales no son buenas para vuestra relación y no a todas las parejas les funciona vivir pegados.
  4. Cambia el chip. Estás de vacaciones, no estés todo el tiempo queriendo ser igual de activo que en tu día a día porque no tienes suficientes tareas para llenar en verano. No culpes a tu pareja de que no seas capaz de relajarte y pídele ayuda para poder relajarte tú también.
  5. Exploraros mutuamente. Haceros preguntas que hace tiempo no os hacéis y descubriréis que el mundo interior de vuestra pareja es mucho más amplio de lo esperado.

ALGUNOS CONSEJOS PARA CULTIVAR EL AMOR 365 DÍAS

Para acabar recomendaros que no esperéis al verano para hacer estas cosas. ¿De qué sirve un viaje increíble, si el resto del año no cultiváis vuestro amor?

  • Sorprenderos con notitas de amor.
  • Probar cosas nuevas en la cama.
  • Hablar un poco todos los días (no sobre el tiempo, sino sobre vuestras emociones).
  • No des las cosas por hecho. Explícale cómo te sientes.
  • ¿Cuántas veces le dices lo guap@ que está o cuánto le quieres? Díselo más a menudo.
  • Intenta no irte a dormir enfadad@.
  • Contacto emocional: caricias, abrazos y besos.
  • Nunca dejéis para el verano lo que podáis solucionar en enero o mayo.

¿Cómo vas a sobrevivir al verano en pareja?

Nunca es tarde si hay amor 😉

Rebeca Rosell

Coach Sexual y de Pareja