Sexo en la tercera edad

Son muchas las personas de más de 65 años que siguen siendo activas o que al menos lo desean. Ser sexualmente activo a esas edades puede provocar miedo o inseguridades. El placer nunca se hace mayor y vive siempre joven. He aquí un conjunto de beneficios, trucos para caderas y articulaciones malheridas y formas de recuperar la pasión.

Si nos ponemos a buscar estadísticas sobre sexualidad y actividad sexual en la tercera edad, nos damos cuenta de que hay muy pocas, principalmente por que nadie se está dedicando a investigarlo. La última cifra que encontramos es de 2017, en la que se dice que el 62,3% de los hombres mayores de 65 son sexualmente activos frente al 37,4% de las mujeres. 

Podríamos elucubrar sobre la disparidad entre los datos, pero la explicación es bien sencilla: hay más viudas que viudos y ellas tienen una mala percepción de su propia sexualidad. También es cierto que el 27% de los hombres que acuden a trabajadoras sexuales tienen más de 65… y solo 4 de cada 10 están solteros.

Pero cuando uno lleva 30 años en pareja, llevando a cabo las mismas prácticas, la pasión se desvanece poco a poco. Y si le sumas las enfermedades típicas de la edad, el resultado es la desaparición de la actividad sexual.

Para recuperar esa actividad vamos a empezar por los beneficios que el sexo aporta a la tercera edad, ¡que no son pocos!

Lesbianas tercera edad

Qué aporta el sexo en la tercera edad

La actividad sexual favorece al funcionamiento cognitivo, nos mantiene y nos hace sentir jóvenes, aumenta la sensación de satisfacción dentro del matrimonio, ayuda a mantener la condición física, fortalece el suelo pélvico, ayuda en la generación de leucocitos y disminuye el estrés.

Si eres soltero/a o viudo/a,  los beneficios se duplican: a los ya mencionados se le suma la eliminación del sentimiento de soledad. Parece una tontería, pero volver a enamorarse libera oxitocina, y a todos nos gusta sentirnos queridos y deseados, independientemente de nuestra edad.

Y por favor, mantén sexo seguro. No ayudes a aumentar los casos de enfermedades de transmisión sexual en mayores que aumentan cada año. No existe la posibilidad de embarazo, pero si la de contraer algún tipo de enfermedad sexual.

Beneficios y contradicciones sexo en la tercera edad

También tenemos beneficios específicos en hombres: la reducción de las probabilidades de sufrir cáncer de próstata, combate el insomnio y ayuda a dormir mejor.

Los beneficios específicos en mujeres son el mejor funcionamiento de la lubricación vaginal, reduce la hipertensión y mejora los procesos hemodinámicos y sensitivos.

Por desgracia el sexo también tiene sus contras. En mujeres el sexo contribuye al insomnio y en hombres empeora los problemas cardiacos, aunque no se tienen datos de cómo afecta el sexo a hombres que no consumen fármacos que aumentan el funcionamiento sexual (viagra por ejemplo).

Pareja gay tercera edad

Cómo recuperar la pasión

Es normal que la libido disminuya con la edad. Independientemente de este hecho, podemos recuperar la pasión con nuestra pareja de toda la vida o con una nueva pareja de formas más sencillas de lo que pensamos.

El primer paso es hablar las cosas, ser sinceros con el otro para aumentar la intimidad que facilitará las cosas en la cama.

Ampliar la definición de sexo: cuando el sexo solo existe con penetración y al pene le cuesta ponerse erecto es complicado que los dos se sientan seguros a la hora de mantener relaciones. Adoptar rutinas románticas, aprovechando la jubilación, por ejemplo, puede hacer que pasemos los días enteros preparando el momento íntimo. Un desayuno solos seguido de un paseo cogiditos de la mano, una comida romántica (casera o no) y una sesión de caricias y palabras bonitas o sucias pueden ser la antesala perfecta para una sesión de sexo satisfactoria. Siempre teniendo en cuenta las necesidades afectivas del otro y las nuestras propias.

Enfermedades que pueden afectar en las relaciones sexuales

Hay un seguido de enfermedades que pueden afectar a nuestra vida sexual como la angina de pecho, la artrosis, hipercolesterol, etc. Pregunta a tu médico si tu enfermedad puede afectar a tus relaciones y cómo evitarlo.

Si tu médico se muestra incómodo o invisibiliza tus necesidades sexuales,  busca otro profesional que pueda ayudarte. Nunca te avergüences de preguntar todo aquello que te interese.

 Posturas sexuales más óptimas

Si deseas saber qué posturas sexuales son las más óptimas para caderas rebeldes, articulaciones lesionadas o personas con problemas cardíacos sigue atento a la segunda entrega de “sexo en la tercera edad”.